Daniel Hourcade, sobre el Mundial de Los Pumas: "Fue decepcionante" - De Taco | Abrimos el juego

Ya pasaron muchos meses de la etapa de Daniel Hourcade como Head Coach de Los Pumas, como también de aquella derrota del seleccionado argentino contra Gales por 30 a 12, en donde “El Huevo” le comunicaba al mundo, en una conferencia de prensa, su decisión de renunciar a su cargo de entrenador. Si bien él mismo declaró que se trataba de un “ciclo cumplido”, los rumores de que le habían bajado el pulgar se escucharon en todo el ambiente ovalado.

En la actualidad, Hourcade es gerente del área de Alto Rendimiento de Sudamérica Rugby, (Organización rectora del rugby en Sudamérica), donde se ocupa de la metodología y desarrollo del alto rendimiento en la región. Además, impulsará una Super Liga Americana de Rugby, que comenzará a disputarse desde marzo del año próximo con la participación de seis franquicias de la región, al estilo del Super Rugby.

-Hubo muchos rumores acerca de la presión de algunos dirigentes de la Unión de Argentina de Rugby para que dejaras Los Pumas. Incluso se señaló a Agustín Pichot como uno de ellos… ¿fue totalmente decisión tuya terminar ese ciclo?

-Con respecto a esto nada que ver, y mucho menos lo de Agustín Pichot. Si hay algo que puedo destacar desde que comencé, es el respaldo que siempre tuve de la dirigencia. A mí nadie me pidió renunciar, yo consideré que el ciclo estaba terminado, no porque había una mala relación con los jugadores, al contrario, era excelente, pero son 9 años que estuve con la mayoría de estos chicos. Son muchos años escuchando la misma voz y de alguna manera, sin querer, todos se relajan, y eso se notaba en la cancha. Consideré que el ciclo estaba terminado y me fui, pero no tuve ninguna presión, siempre apoyo y más de Agustín (Pichot), que incluso me incentivaba para que continúe hasta el Mundial de Japón. Agustín fue quien me llamó para que me haga cargo del Alto Rendimiento en Sudamérica, así que imagínate mi relación con él…es excelente. Él para nada me presionó para que me fuera, al contrario, me pidió que entrenase a Argentina cuando yo estaba en Europa, me ofreció a Los Pumas y ahora el Alto Rendimiento de Sudamérica. La decisión de irme fue absolutamente mía, así que eso es mentira.

-Y en tu paso por Los Pumas…¿Te arrepentiste de alguna decisión que tomaste?

-Con el diario del lunes, claramente sí. Obviamente después de que pasan las cosas uno ve los resultados, y por ahí si te arrepentís…pero la verdad es que yo no me arrepiento de ninguna decisión que haya tomado porque todas fueron tremendamente analizadas y fundamentadas. Nos equivocamos, seguramente, pero cuando tomamos las decisiones no había ninguna duda. Habíamos analizado todo lo que había que analizar, lo fundamentamos y estábamos convencidos de que era lo mejor. Con el diario del lunes decís “hubiésemos hecho esto o aquello”, “hubiésemos puesto tal jugador”, pero eso uno lo analiza después, lo que hizo bien o mal. Se tomaron decisiones que no eran las correctas, pero seguramente eso te ayuda a crecer y mejorar.

-¿Se pueden saber alguna de esas decisiones a las cuales te referís?

-No me refiero a una en particular. Hablo en general, como cuando armás un equipo, ponés tal jugador, o cuando armás una estrategia. Muchas veces pensás que es la mejor estrategia o el mejor equipo y realmente no lo es. Dar nombres es feo, pero muchas veces pusimos un jugador pensando que para ese partido iba a ser lo mejor y no fue así. En general las decisiones que se tomaron fueron pensadas y analizadas, así que no hay una situación puntual.

-Este año en Japón se esperaba más de Los Pumas en el Mundial. ¿Qué crees que les faltó que todavía no pueden alcanzar a las potencias?

Las expectativas con Los Pumas en este Mundial eran altísimas, y fue decepcionante. No por el resultado en sí mismo, porque Francia e Inglaterra son dos equipos con los que podés perder tranquilamente, pero porque no llegaron a plasmar el juego que son capaces de poner en la cancha. Ya lo venían demostrando hace poquito con el Super Rugby, más allá de que no es lo mismo que la Selección Nacional. El nivel individual no fue bueno, así que fue decepcionante. Habría que analizar y ver, yo digo que cada vez que las cosas no salen hay que replantear y hacer que sirva para que no pase más. No te podés quedar con el sabor amargo, sino que tenés que analizar el por qué. Cuando las cosas no salían yo siempre me hacía la misma pregunta ¿qué no hice? o ¿qué hice mal? ¿qué deje de hacer? En definitiva, será la pregunta que tendrán que hacerse ahora los que están al frente y hacer que esto que pasó, sirva. Todos estábamos con expectativas muy altas porque este grupo, estos jugadores, nos habían ilusionado. Llegaron al Mundial de la mejor manera, con muchísimos años de preparación, con muchísimos partidos internacionales de primer nivel, en la edad justa. No se dio y es simplemente desilusionante. Todos, jugadores, cuerpo técnico, hinchas, todo el mundo quedó decepcionado, pero ya está, a sentarse, pensar, a repasar, analizar y pensar en el futuro.

-¿Creés que los egos de los jugadores, los distintos salarios, pueden afectar al rendimiento de un equipo?

-Los egos están siempre. A los jugadores se les inculca que el equipo está por delante de todo y de todos, y en ese sentido, nuestros jugadores en general, por mi experiencia, lo terminan entendiendo. Igual existen esas pequeñas cuestiones de que saben que unos cobran más que otros, pero son las reglas del juego y ellos las aceptan cuando les ofrecen un contrato. Aceptan las condiciones y si no están conformes las pelean. Pero eso no tiene que afectar al equipo.

El ex Head Coach de Los Pumas es actualmente el encargado de desarrollar el plan de Alto Rendimiento de Sudamérica Rugby. Foto: Sudamérica Rugby

-¿Qué fue lo que te interesó de la propuesta de Sudamérica Rugby?

-Me propusieron crear el Alto Rendimiento en los países que estaban en condiciones de hacerlo en la región, así que es un proyecto es similar al que hizo la UAR, pero obviamente teniendo en cuenta las realidades de cada país. Hicimos un trabajo de relevamiento para ver las necesidades y se determinó que podríamos empezar con Chile, Paraguay y Colombia, que eran los que no tenían incorporado el Alto Rendimiento en el rugby, y ayudar a mejorarlo a Brasil y a Uruguay que sí lo tenían. Lo que se procura con esta nueva Liga Americana es tener muy buen nivel, o por lo menos un nivel más elevado del que compiten los jugadores de la región. Eso fue lo que me plantearon y me interesó, a pesar de que tuve varias ofertas y bastante interesantes. Esta me sedujo por todo lo que puede llegar a significar en un futuro para todo el rugby de la región.

-¿Qué otras ofertas tuviste de otros lados antes de elegir la de Sudamérica Rugby?

-Tuve sondeos de países como Rumania, Georgia, Italia, Portugal y de algunos clubes profesionales. Yo tenía en mi cabeza muy decidido no empezar de nuevo porque ya he pasado por todas las etapas, gracias a dios tuve ese privilegio. Después de Los Pumas es muy difícil que a uno lo seduzca algo desde un equipo, pero lo que sí me sedujo y me seduce mucho es poder transmitir las experiencias que he vivido. Todo ese bagaje de conocimientos que uno va adquiriendo con el tiempo no te lo podés llevar a tu casa. Tenés que devolverlo, plasmarlo, transmitirlo, y eso es un poco lo que estoy haciendo.

-En los últimos años hubo un gran éxodo de jugadores a Europa. ¿Crees que el sistema de Alto Rendimiento, que es para pocos, obliga a jugadores a irse y probar suerte afuera? ¿Los jugadores cuando se van pierden ese sentido de pertenencia que vos siempre recalcas en tus charlas de capacitaciones?

-Yo creo que no se pierde el sentido de pertenencia. Cuando a uno se lo inculcan queda grabado para toda la vida.  Los jugadores de Argentina son buscados porque tienen ese sentido de pertenencia. Mientras que en otros deportes simulan una falta para sacar ventaja deportiva, el jugador de rugby argentino cuando está lesionado simula estar bien para seguir jugando. Eso es algo muy nuestro y que se valora en todos lados. El jugador siempre entrega todo y eso marca una diferencia con los demás.

Y el que se vayan es la realidad que vive hoy el rugby argentino al tener un cuello de botella en el alto rendimiento. Tenemos un solo equipo que compite en el primer nivel que son los Jaguares, y eso está limitado para un máximo de 40 jugadores. Después está Jaguares XV y Argentina XV, pero son muchos para un sólo equipo. Y ese es el problema, porque hay muchos chicos que están en el sistema, no son convocados, sienten que no son tenidos en cuenta y entonces migran. El problema no es que migren, sino que migran a ligas menores, a clubes que no son los mejores, se los pierde del mapa y eso es malo para el rugby argentino.  Por eso esta Liga Americana viene a suplir todo eso para que los jugadores no se vayan más, se queden, puedan estar compitiendo en un torneo de nivel intermedio y se puedan mostrar. En esta nueva Liga la idea es que tengamos 150 jugadores no sólo en Argentina XV sino en las otras franquicias también, y que puedan ser tenidos en cuenta para algún seleccionado.

-Igualmente, ¿descartás volver a ser Head Coach en un futuro?

Yo no descarto nada. Hoy estoy abocado a Sudamérica Rugby y especialmente a esta Liga. Estoy con todas las pilas, con mis energías puestas en esto y por ahora pienso en eso y nada más.  Si hace un año y medio atrás me preguntabas si tenía pensado hacerme cargo del alto rendimiento en Sudamérica, te hubiera dicho que no. Pero pasó lo que pasó, renuncié a Los Pumas, apareció esto y me interesó el proyecto. Me preguntás hoy si voy a ser Head Coach y te digo no, estoy involucrado en Sudamérica. Pero no sé, capaz mañana viene alguien y me pica el bicho. De vez en cuando me saco las ganas porque se arma un equipo Sudamérica XV para ayudar a los países. Por ahora no está en mi cabeza volver a entrenar, pero no digo que no a nada. Llegado el momento, si aparece otra propuesta la evaluaré y si están las ganas, que siempre están, la fuerza, y si mi cabeza está para eso, creo que no tendría problemas en aceptarlo. Pero por ahora estoy absolutamente enfocado en Sudamérica Rugby.