Juegos Mundiales, otra vez a la sombra de los Olímpicos - De Taco | Abrimos el juego

La pandemia del nuevo coronavirus COVID-19 provocó una pausa en el mundo, y los deportes no fueron la excepción. En 124 años de historia, los Juegos Olímpicos nunca habían sido pospuestos hasta este año en el que se anunció, hace pocos días, que la cita olímpica de Tokio se llevará a cabo en el 2021, del 23 de julio al 8 de agosto.  Como consecuencia de esto, los Juegos Mundiales también reprogramaron su fecha y se disputarán del 7 al 17 de julio de 2022 -un año más tarde de lo originalmente planeado- en Birmingham, Estados Unidos.

Muchas personas desconocen aún la existencia de éstos últimos, incluso algunos amantes fervientes del deporte. No obstante, para atletas de diferentes disciplinas no olímpicas, los Juegos Mundiales son su máxima y más importante competencia, ya que pueden representar a su país, enfrentando a rivales de todo el mundo y compartiendo a su vez con otros deportistas de su misma nacionalidad y de otros países, al estilo olímpico.

Hace aproximadamente 40 años, Un Yong Kim, presidente de la Federación Mundial de taekwondo en ese entonces, fue el ideólogo de la creación de estos juegos destinados para aquellos deportes sin representación olímpica, con la intención de que logren mayor visibilidad mundial y que en un futuro tengan la posibilidad de ser considerados para formar parte del programa olímpico.

La Asociación Internacional de los Juegos Mundiales es el organismo que rige esta competencia y trabaja con la cooperación del Comité Olímpico Internacional (COI). Una vez pasado el evento deportivo, la misma es la encargada de motivar a las ciudades anfitrionas a dejar un legado a través de la implementación de diversos programas. Para los juegos a realizarse en Birmingham, Estados Unidos, se implementará el programa “Mundo de Oportunidades”. Esta iniciativa de diferentes proveedores comerciales le ofrece a la comunidad la oportunidad de participar en proyectos actuales y futuros de toda la ciudad.

De esta fiesta deportiva mundial formarán parte 3600 atletas de los más de 100 países que participarán de la cita en la ciudad del estado de Alabama. Algunos de los 37 deportes que estarán presentes en la próxima edición se pueden encontrar en estas seis categorías: deporte artístico y de baile (como el dancesport y la gimnasia), artes marciales (como el ju-jitsu, sumo y muaythai), deportes de pelota (como el lacrosse, squash y el racquetball), deportes de precisión (como tiro con arco, billar y bolos), deportes de fuerza (como el levantamiento de pesas) y los Trend Sports (como la escalada deportiva, deportes sobre patines, waterski y wakeboard, entre otros).

Desde la Asociación sostienen que son tres los pilares fundamentales para su organización: sostenibilidad, accesibilidad y alto rendimiento. El primero porque nunca se requiere que las ciudades anfitrionas construyan espacios para desarrollarlos, sino que se utilizan escenarios existentes. En cuanto a la accesibilidad, la cercanía entre competencias permiten a los espectadores visitar varias sedes en un mismo día. Mientras que, en referencia al nivel, cada atleta que participa es el mejor en su deporte y cumple con los más altos estándares posibles.

El marplatense Ken Kuwada ganó una medalla dorada en los últimos Juegos Mundiales, disputados en Breslavia (Polonia)

 “Para mí los Juegos Mundiales es el evento más importante que tenemos, ya que representa un torneo donde hay que clasificar y se realiza cada 4 años. Si bien nuestro deporte no es olímpico, tenemos esa competencia que es similar”, manifestó Ken Kuwada, representante de Argentina de Patín Carrera.

En la primera edición de estos Juegos, en 1981, el escenario elegido fue la ciudad de Santa Clara, perteneciente al estado de California en los Estados Unidos. Allí participaron más de mil doscientos atletas en 18 deportes, número que fue aumentando en cada edición.

Italia, actualmente uno de los países más afectados por el coronavirus, lleva la delantera en el medallero de los Juegos Mundiales con 436 preseas, entre las que se encuentran 153 de oro, 144 de plata y 139 de bronce. La escoltan Estados Unidos y Alemania, respectivamente, mientras que Argentina se encuentra en el puesto 36, con 27 medallas, (5 de oro, 8 de plata y 14 de bronce).

Los primeros pasos de Argentina en los Juegos Mundiales datan en 1981 donde finalizó en el puesto 24 con tres medallas: una de plata y una de bronce por una gran actuación en taekwondo y otra de bronce en hockey sobre patines. No hubo podios argentinos en 1985 y en 1989, y recién en 1997 se logró la primera medalla dorada, de la mano de Javier Julio en esquí náutico.

Javier Julio fue el primer campeón argentino en Juegos Mundiales

En los Juegos Mundiales de Breslavia 2017, Argentina rompió el récord de medallas que tenía desde Duisburgo 2005 (cuando obtuvo cinco, entre ellas, dos de oro). La delegación nacional logró la mejor participación de su historia; terminó en el puesto 23 del medallero general, ganando tres oros, una plata y dos bronces. Una de las preseas doradas la obtuvo el marplatense Kuwada en los 10000 metros por puntos de Patín Carrera: “Mis objetivos como deportista siempre fueron ganar un mundial y los Juegos Mundiales. Para mí es un sueño más que cumplido, un orgullo, representar a Argentina y dejar a mi país en lo más alto. Para las competencias que afrontamos recibimos el apoyo del ENARD y de la Secretaría de Deportes de la Nación”.

En los últimos años, los Juegos Mundiales han crecido enormemente a nivel difusión televisiva, lo que les permitió llegar a un público más amplio y darse a conocer al mundo. El taekwondo y el rugby seven son dos de las disciplinas que demostraron que es posible dar el salto a la gran cita olímpica. La primera disputó los Juegos Mundiales hasta Lahti 1997, y se incorporó al programa olímpico en la edición de Sidney 2000, siendo antes deporte de exhibición en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 y Barcelona 1992.  Mientras que el Rugby Seven formó parte de los Juegos Mundiales desde el 2001 hasta el 2013, incorporándose como deporte olímpico en Río de Janeiro 2016.

Las implicancias de postergar los Juegos Olímpicos se sentirán en todo el mundo deportivo, pero especialmente en los Juegos Mundiales, y en la preparación de sus atletas, quienes, como sus pares olímpicos, esta vez deberán esperar 5 años en lugar de los 4 tradicionales para disputar y representar a su país en una competencia multideportiva del más alto nivel.