Ricardo Gareca: "Volvería a dirigir a Vélez una vez que termine todo esto" - De Taco | Abrimos el juego

Si hay algo que le sobra a Ricardo Gareca es historia. Como jugador, el “Tigre” fue figura en Boca, River, América de Cali, Vélez Sarsfield e Independiente. Luego como entrenador tuvo varias aventuras, pasando por el ascenso con Talleres de Córdoba, su vínculo con Universitario de Perú, los cuatro campeonatos locales con Vélez, el desafío que asumió con Palmeiras de Brasil, hasta llegar a convertirse en el técnico más querido de la Selección de Perú por lograr la clasificación a un Mundial luego de 36 años de ausencias.

Tuviste una extensa trayectoria como jugador, seguro tendrás miles de experiencias en cada club, pero cuando pasaste de jugar de Boca a River…  ¿Te costó lidiar con el cartel de “traidor” de la hinchada?

-No, eso es algo muy particular de las hinchadas, pero en ese momento tomé un paso en mi carrera a nivel profesional. Era una época difícil de Boca, después de River me fui enseguida al América de Cali y construí mi carrera ahí. La verdad que no, son etapas superadas.

-En tu paso por Vélez Sarsfield nunca lograste salir campeón. ¿Eso fue una espina en tu carrera como jugador?

-Me hubiese gustado salir campeón con Vélez como jugador. No es una espina, estuvimos cerca, pero me hubiese gustado.

-Dijiste que construiste tu carrera en América de Cali, ¿qué fue lo que te dejó esa experiencia por Colombia?

-Mi etapa como jugador en el América de Cali fue de madurez. Me fui con mi esposa y después nació mi primer hijo, Milton. Si bien Robertino ya estaba cuando estuve en Argentina, de todas maneras esa fue una etapa muy provechosa. Fue una etapa de consolidación, un paso lindo en mi carrera deportiva, donde alcancé una madurez futbolística en un equipo que siempre peleaba cosas importantes.

-Popeye, sicario de Pablo Escobar, confesó hace unos años en una entrevista que te salvaste de morir gracias al amor que tenía Pablo por el fútbol. ¿Pudiste leerla?  ¿Cuál pensás que pudo ser el motivo para querer matarte? 

-Ese comentario de Pablo Escobar me llegó, pero no podía decir nada porque yo estaba en total desconocimiento. En ese momento era el goleador de América de Cali y bueno, supongo que si había un motivo era por ese hecho, nada más. Yo nunca supe nada sobre ese tema.

– Te retiraste como jugador siendo bicampeón en Independiente, ¿cómo fue que tomaste esa decisión? ¿Ya la venías planeando de antemano?

-Hace rato venía planeando dejar el fútbol porque ya había perdido la titularidad en Independiente. Cuando me retiré ya era director técnico porque había hecho el curso mientras jugaba. Me retiré a fines de 1994 y empecé a dirigir en abril de 1995 a San Martín de Tucumán. Ya venía analizando y pensando continuar mi carrera como técnico.

-Y te retiraste en un equipo que era muy bueno ofensivamente…

-Ese era un equipo que jugaba bien, muy ofensivo. Tenía grandes jugadores y fue un gran campeón. Yo creo que es un equipo de Independiente que se recuerda.

-¿En tu carrera como jugador te quedó como asignatura pendiente jugar un Mundial?

-Me hubiese encantado jugar un Mundial, pero lamentablemente no se dio. Hice todo lo que pude y no tengo nada que reprocharme. Quizás podría haber ido a jugar a Europa… tuve cantidad de ofrecimientos y siempre desistí, eso puede ser una asignatura pendiente. Más allá de todo eso, estoy conforme con la carrera deportiva que hice, pero el Mundial fue algo que me hubiese encantado jugar.

-En las Eliminatorias del Mundial de México ´86 convertiste un gol que hizo que Argentina clasifique a la Copa del Mundo, eliminando a Perú. Cuando recién comenzaste tu cargo como técnico de la selección peruana, ¿se acordaron de aquel gol? ¿Te hicieron bromas al respecto?

-Apenas llegué para dirigir a la Selección de Perú siempre me recordaron el gol que había hecho para las Eliminatorias y me preguntaban si podía resarcirme clasificando a la selección al Mundial de Rusia 2018. Después se dio la clasificación, pero nunca tuve eso en la cabeza. Aquello formaba parte del morbo del periodismo, de que si yo había sido un jugador que lo eliminó, si ahora era capaz de clasificarlo. Yo dirigí con el objetivo poder clasificar, pero no por el deber de haber hecho ese gol.

-En el 2009 saliste campeón como técnico en Vélez. Muchos recuerdan la jugada polémica de Joaquín Larrivey sobre Gastón Monzón, ¿creés que eso opacó el título?

-Creo que no. Se armó una polémica enorme y sigo sosteniendo que Vélez fue un buen campeón en el 2009 ante un equipo como Huracán que jugó muy bien. Cualquiera de los dos merecía el campeonato, lo que pasa es que nosotros durante prácticamente todo el torneo estuvimos arriba, y Huracán hizo una arremetida muy importante sobre el final, fue un gran equipo. Para los hinchas de Vélez, que es lo que ellos me hacen sentir, éste es uno de los campeonatos más valorados. Vélez tiene muchos títulos como la Copa Libertadores y la Copa del Mundo, pero a nivel local creo que debe ser uno de los más valorados.

-Como técnico dicen que no se te escapa nada, que te gusta conocer a tus jugadores también fuera de la cancha. ¿Por qué para vos eso es un factor importante?

-Uno como técnico tiene que tener un conocimiento de sus jugadores. El técnico tiene que saber de dónde viene el jugador, porque es una manera de anticiparte a cómo lo vas a tratar. No es lo mismo un jugador creado en un seno familiar de buena educación, que alguien que tuvo problemas de chico o que viene de un seno familiar complicado, lleno de violencia. Hay que tener cuidado, más sabiendo que es un chico que viene consumiendo violencia desde siempre, y hay que saber tratarlo. Ese conocimiento el técnico lo tiene que tener siempre. Sé que esto es algo opinable, pero en nuestro caso nos interesa saber de dónde viene el jugador.

-He visto que como técnico te parece muy importante la parte psicológica del equipo… ¿Creés que es elemental el papel de un psicólogo en el equipo o  es algo que puede cumplir un técnico?

-Es muy importante el psicólogo, como es muy importante el coach y cada disciplina o cada área que se quiere ir agregando con tal de mejorar. Me parece que es bueno porque el fútbol es de alta competencia, cada vez es un negocio más importante, es un deporte que se consume y todo el mundo está muy pendiente. Los cuerpos técnicos se van a ampliar cada vez que los equipos y las instituciones se refuercen en todo lo que salga en distintas áreas. Creo que no está mal y que forma parte del conocimiento.

-¿Es un factor clave el videoanálisis en el fútbol de hoy? ¿Cómo fue para vos incorporarlo a tu trabajo?

-En el fútbol de hoy en día todo lo que es tecnología hay que incorporarla. No es determinante, es un complemento, pero hay que tenerlo. Con todos los adelantos que hay es fundamental tenerlo en cuenta porque forma parte de un trabajo serio y un conocimiento.

-En estos últimos años de tu carrera te enfocaste más como técnico de Selección; actualmente estás en Perú, pero… ¿Volverías a dirigir a Vélez?

-Sí, volvería a dirigir a Vélez una vez que termine todo esto, pero siempre son cosas que tienen que coincidir. El no trabajar yo, el que Vélez esté sin entrenador, son coincidencias que a veces son difíciles de lograr. Pero una vez que termine todo esto, vamos a ver qué resuelvo. Me acostumbré a tomar resoluciones en presente y en tiempo, no demasiado en futuro, pero sí, me gustaría dirigir a Vélez.

 -¿Te arrepentís de algo en tu carrera?

-Quizás, a lo mejor, lo que me arrepiento de mi carrera es no haber ido a jugar a Europa teniendo todas las posibilidades. Eso es algo que me lo replanteo y me digo qué hubiese pasado, siendo jugador, si hubiese estado la mayoría de mi tiempo en Europa. Tampoco me doy vueltas con ese tema porque me gusta vivir del presente, de lo que he hecho y las decisiones están para tomarlas, así que no me gusta replantearme demasiado las cosas.

Gareca dirige a la Selección de Perú desde 2015, logró la clasificación a un Mundial y jugó una final de Copa América. Foto: FPF

-Después de 36 años, lograste que Perú clasificara a un Mundial. Ahora, ¿cuál es el próximo objetivo?

-Lo acontecido con la Selección de Perú fue algo importante, pero ahora el fútbol siempre requiere de más exigencias y de seguir logrando cosas. El objetivo de la Selección peruana es nuevamente estar en un Mundial, clasificar. No es fácil, es complicado, pero ya tenemos la experiencia de las Eliminatorias pasadas y si la sabemos capitalizar nos puede ayudar.

-¿Tenés algún sueño por cumplir?

-Me gusta más el presente y enfocarme en metas cortas. Será porque pasan los años y uno está más grande. La meta ahora es la Selección peruana y todo lo que juegue siempre será un sueño poder realizarlo. Eso es lo que tengo en mente en este momento.