Solo nos queda Messi - De Taco | Abrimos el juego

Cómo nos malacostumbró el Barcelona. Esta serie documental llega tarde, muy tarde. ¿Cómo hubiera sido este mismo producto, pero en la temporada 2010-2011, por ejemplo? Ese equipo sí tenía un alma para desentrañar, un detrás de escena que cualquiera hubiera deseado espiar.

‘Matchday: inside FC Barcelona’ es un relato forzadísimo de la temporada 2018-2019 del club catalán. Se queda a medio camino en cada una de las emociones que pretende transmitir. No hay épica, no hay pasión. Y resulta inexplicable y monótona la narración en inglés de John Malkovich. Es tan endeble en su composición y estructura que cuando termina, ni te das cuenta. Y llegar al final, después del capítulo 7 en el que se retrata el desastre en Anfield, es un suplicio.

Escenas mundanas estiradas hasta el hartazgo. Otras sin sentido: Carles Aleñá -protagonista fortuito en un esfuerzo por mostrar a un recientemente ascendido jugador de la cantera y supuesto futuro crack -, jugando al tenis de mesa con el padre, o las que ponen foco en las bromas (¿bromas?) de Piqué durante las concentraciones. Piqué, que a lo largo de toda la serie será retratado como amo y señor, que permitirá el acceso a su blindada intimidad con Shakira e hijos incluidos, que se mostrará como el más ‘picante’ a la hora de declarar. ¿Cuánta mano de Piqué hay en las decisiones de este producto?

Es difícil detectar quién puede ser el responsable de semejante bodrio. ¿El director, el guionista? ¿El apuro por sacar la serie cuanto antes? ¿Los límites impuestos por dirigentes o sponsors, quizás? ¿O es que el Barsa ya no es ‘El Barsa’?

La pobreza argumental de ninguna manera puede vincularse con un resultado deportivo adverso, como fue aquella derrota con Liverpool en Champions. Por mencionar un ejemplo, ‘Sunderland ‘Til I Die’, es entretenida aún en la desgracia futbolística, lo mismo que ‘Losers’, cuyo eje es precisamente la derrota. Y tampoco es necesario salir campeón para emocionar, de hecho el título de liga conseguido por Barcelona –con un festejo diluido en el capítulo final– probablemente sea apenas recordado por resultadistas. Mucho menos es excusa conocer el desenlace de antemano, va para este caso el ejemplo de ‘The Last Dance’.

De lo que no hay dudas es del evidente despilfarro de recursos. ¿Cuántos realizadores hubieran ansiado tener acceso a este cotizado material? ¿A escuchar las charlas técnicas y observar en primera línea la dinámica de uno de los vestuarios más ganadores de los últimos años? Ni la posibilidad de ver a los protagonistas en un rol más intimista entusiasma, el esfuerzo por mostrarse espontáneos genera un efecto adverso y completamente artificial. Quizás lo único efectivo sea humanizar a Messi, aunque esto es mérito absoluto de un personaje que trasciende a partir de lo realizado en el campo de juego. Siempre y en cualquier circunstancia es magnética su presencia.

Será que Barcelona se convirtió en un producto predecible y sin gracia, pero efectivo en lo comercial. Esta serie es un fiel reflejo de ello, casi un caso de estudio para escuelas de negocios. Definitivamente no habrá mejor fórmula para el éxito económico que recuperar el gen culé, el que enamoró a los amantes del fútbol, aquel que deleitaba con su juego. Eso sí era arte.

Serie documental: ‘Matchday: inside FC Barcelona’

Director: Oriol Querol

Plataforma: Netflix

Duración: 8 capítulos de 45′