Viviana Vila: “El mundo deportivo siempre fue de opinión y ahí está lo no permitido para nosotras” - De Taco | Abrimos el juego

La periodista y locutora Viviana Vila es el claro ejemplo de que la perseverancia y la lucha pueden abrir muchos caminos en medio de la adversidad. No solo logró estar al lado de Víctor Hugo Morales, sino que llegó a ser la primera mujer comentarista de fútbol en la televisión argentina, en el programa Fútbol para todos, y en el Mundial de Rusia 2018 y la Copa Mundial Femenina de Francia 2019, para Televisa. Hoy, después de 20 años de experiencia, cuenta en De Taco cómo fue el camino que recorrió y las dificultades que tuvo por ser mujer.

-Sos periodista, locutora y también docente. ¿Pensaste alguna vez cuando iniciaste que lograrías esta trayectoria?

-¡Sí! Soy todo lo que decís y más, eh (sonríe). Soy mamá y coach también. Cuando estamos hablando y repaso todo lo que hice, ahí me doy cuenta de que es mucho y que no estaba programado nada. Me fui subiendo a las oportunidades laborales, soy muy mandada y no desperdicié ninguna. A la vez, me fueron llenando el alma y cansando el cuerpo con los años, pero dando mucha alegría y crecimiento profesional. Tiene que ver con eso, con ir creciendo, estudiando, preparándome y asumiendo nuevos desafíos. Nunca esquivarle a la posibilidad, jamás buscar excusas y siempre rodeándome de buena gente. Pero no sabía adónde iba a llegar y espero llegar, porque quiero seguir recorriendo este camino más liviana, contenta y tranquila. Ese es mi desafío.

-¿Siempre te atrajo el fútbol?

-Siempre me gustó el fútbol, siempre lo consumí y me parece el deporte más lindo, sin despreciar a los demás.

-¿Quiénes son tus referentes?

-No tengo, pero está la frase “Diego inventó la pelota” y yo la tomo. Diego (Maradona) es el tipo que siempre que lo miro me magnetiza. Maradona es quien me ha sacado una sonrisa y siempre quedo absorta mirándolo. En cualquier época, cualquier hora, en cualquiera de los equipos que jugó, Diego siempre es más que el resto, un distinto sin lugar a dudas.

-Si bien te recibiste de periodista, ¿siempre consideraste la rama deportiva o fue algo que surgió?

-No estudié periodismo deportivo en sí, pero me dediqué a esta profesión igual. No de manera exclusiva pero sí de la manera más fuerte. Por ser comentarista de fútbol, por conducir programas deportivos, por haber cubierto dos Mundiales de fútbol. Por estar al lado de Víctor Hugo (Morales) comentando fútbol hace 20 años, por todos estos motivos trabajo en el periodismo deportivo. No lo consideré en su momento, pero después lo decidí a medida de que tenía la posibilidad laboral y sentía que era un mundo en el que me estaba moviendo bien. Me costaba mucho y lo iba construyendo.

-Estudiaste en la Universidad Nacional de la Plata, donde hoy sos docente. ¿Qué se siente estar de ese lado preparando a los futuros periodistas?

-¡Yo soy hija de la Universidad! (Emocionada). Primera generación de estudiantes de la familia y egresada de la universidad pública. Tengo hermosos recuerdos. Casi que no sabía si me iba a gustar y cada día me gusta más. Me gusta estar con los chicos, enseñarles a amar esta profesión y respetarla. A querer a la radio, escucharla, hacerla, construirla y sentirla, es fascinante.

-Tu primera experiencia profesional fue en el programa radial “Por Deporte”, en Radio Continental. ¿Cómo llegaste a estar al lado de Víctor Hugo Morales y cómo fue esa etapa?

-¡Fue lo más grande que me pasó! A él lo conocí en una charla en La Plata, me invitó a participar en el programa que hacía los sábados y me quedé ahí por muchos años. Trabajé mucho haciendo producciones deportivas y sociales. Víctor Hugo es un maestro, aprendí y crecí mucho profesionalmente y como persona trabajando a su lado. Siempre me dio lugar y fue súper respetuoso. Esos cinco minutos que tenía mi espacio en la radio eran gloriosos.

-¿Alguna producción que recuerdes?

-La primera, que fue cuando me instalé en una villa de Quilmes con el cura Luis Farinello. Había escuelitas de fútbol ahí, entonces armé una micro-producción con esas historias grabando a los chicos y poniéndole música. Esa fue mi presentación en sociedad, lloré mucho cuando Víctor Hugo me mencionó por primera vez. Esos fueron los primeros pasos que di y fue una etapa maravillosa porque ahí empezó todo un proceso. Empecé a hacer conexiones de fútbol también para Continental en Competencia y no paré más.

-¿Sufriste algún tipo de discriminación en ese momento o te sentiste cuidada en el equipo?

-La discriminación en esta profesión fue muy fuerte, pero no por parte de Víctor Hugo ni los compañeros que teníamos. En su mayoría, los otros habrán disimulado por lo bajo… no fue tanto cuando empecé, sino más adelante con mi aparición en la televisión.

-¿Cómo afrontaste el despido de Radio Continental?

Eran las consecuencias lógicas de donde yo estaba parada. Quisieron cambiar toda la programación en la radio y eso nos incluyó a nosotros. No digo que esté bien, pero no me sorprendió absolutamente en nada y fue muy difícil. Fue dejar dos sueldos y un espacio conquistado por una mujer que no se llenó, eso es doloroso. Pero luego los que fuimos despedidos formamos la cooperativa Relatores. Al principio fue difícil por el dinero, por la organización, pero fue hermoso y hoy seguimos en pie. Valió la pena.

-Comentaste alguna vez que mientras cursabas periodismo también estudiabas medicina. ¿Por qué te decidiste finalmente por una y justamente periodismo?

-Dejé medicina cuando empezaba el cuarto año. Ya trabajaba mucho en la radio y me fascinaba ese mundo. Me decidí justamente porque la radio, el micrófono y lo bien que la pasaba, me parecía mágico. Era tan artesanal, tan lindo… pero no tenía ni idea de lo que me iba a venir después.

-¿Pensando en todo lo que tendrías que luchar por ser mujer?

-Era locutora, no hacía periodismo deportivo en ese momento, entonces no traía ninguna consecuencia para mí. Hacía mucho laburo de locución y la locutora no paga estas consecuencias machistas. En general, el mundo deportivo siempre fue de opinión y ahí está lo no permitido para nosotras, sobre todo hace 15 o 20 años atrás. Ni hablar de cuando aparecí en televisión siendo comentarista, me decían desde “no entendés nada de fútbol” hasta “sos lo peor que le pasó al fútbol”.

-En 2012 te convertiste en la primera mujer comentarista en la televisión argentina, marcando un antes y un después. ¿Cómo lidiaste con la presión y con esos comentarios negativos?

-Cuando aparecí en la tele, fue muy fuerte, muy duro y la presión fue muy alta. Ese año que llegué a ‘Fútbol para todos’ y haber sido la primera mujer en comentar fue bárbaro, porque me dieron esa posibilidad. Me lo ofrecieron y a la semana empecé a hacerlo. Fue algo nuevo que yo no sabía y tuve que construirme mientras lo iba haciendo, ante el ojo y el filtro de todos los que estaban mirando. Un poco lamento que haya sido esa mi experiencia porque me hubiese gustado estar más preparada, pero no tuve tiempo, dije que sí y me largué. Hoy soy mucho más comentarista que entonces. Fue una experiencia fantástica, pero lidié con bastantes cosas. Muchos no estaban de acuerdo, fui muy juzgada en las redes sociales y el maltrato fue importante, yo la pasé muy mal. Fue muy ingrato, muy injusto pero lo soporté y resistí.

-Cuando lograste ir a Rusia y después a Francia para el Mundial Femenino, y ser otra vez la primera mujer en comentar, pero esta vez un Mundial, ¿cómo lo viviste?

-Fue maravilloso ir a Rusia y a Francia. Telemundo, la cadena latina de Estados Unidos, maravillosa desde lo inmensa que es hasta los extraordinarios compañeros de trabajo, técnicos, compañeras, los directivos, me han respetado y valorado muchísimo. La cadena escuchó de mí, me buscó y me contrató. Fui muy feliz con ellos, crecí como profesional y como persona. También conocí cómo hacer un mundial, cosa que en la Argentina no nos dieron la posibilidad ya que nos dejaron afuera de Brasil 2014. Lo que significa que las mujeres seguimos siendo excluidas de los Mundiales.

-¿Sentís que a partir de la revolución del feminismo comenzó a cambiar un poco el prejuicio que se tenía de las mujeres en el fútbol?

-A partir de esta revolución del feminismo un poco empezó a cambiar la mirada hacia nosotras que fuimos abriendo caminos, pero sigue siendo una mirada muy despectiva por parte de muchos varones. Muchos por ahí no lo dicen tan claramente para no quedar expuestos, pero siguen sin aceptarnos. Yo creo que esta es una pelea que vamos a seguir dando contra el machismo por mucho tiempo más.

-Lograste ser la primera e impulsora en muchas cosas, ¿qué les dirías a las jóvenes que temen afrontar lo que enfrentaste vos?

-Prepararse, ser paciente y tener muy claro el objetivo. Ser libres, poder elegir. Si vos estás presa de la elección de otro, de los obstáculos que te pongan, de las opresiones, no vas a ser feliz. No buscar el estrellato de una, el lugar cómodo, porque no siempre es tan fácil. Siempre tienen que estar convencidas del camino, que se puede. Yo soy el ejemplo de que se puede y hoy todo es más fácil, aún con los obstáculos. Hay que continuar y estar siempre en los lugares atentas, para poder mostrar lo que nosotras podemos hacer. ¡Que es todo, porque somos arrolladoras y poderosas (sonríe)!