Mario Pergolini: “Por su forma de jugar y vivir, Riquelme sería equiparable a Mozart o el Indio Solari” - De Taco | Abrimos el juego

EL 9 de diciembre de 2019 a la madrugada, la Bombonera latió para una sola persona. Unas horas antes, Mario Pergolini celebraba la consumación de una de las mejores jugadas de Juan Román Riquelme fuera de las canchas: la derrota en las urnas de Daniel Angelici y la victoria de la fórmula que el conductor radial y empresario de medios integró junto a Jorge Amor Ameal y el ex 10 para tomar las riendas de uno de los clubes más importantes de América. Para Pergolini, llegar a la vicepresidencia del Club Atlético Boca Juniors significó mucho más que un triunfo electoral. “Voy a la cancha desde chiquito. Lloré, reí y grité hasta la afonía. Si alguien me preguntara qué es lo que más me representa no diría ni la radio, ni la tecnología, ni la música: diría ser de Boca. Así que la madrugada en que ya sabía que habíamos ganado las elecciones, entré al estadio que estaba a oscuras, miré mis plateas (las que comparto con mis hijos cada vez que vamos a la cancha) y me emocioné porque entendí que puedo dejar algo, una impronta o tal vez una modificación en el club, sobre todo porque uno nunca sabe, por suerte, dónde te llevará la vida”, cuenta conmovido.

¿Qué tiene el fútbol que no tiene ningún otro deporte?

La primera virtud que tiene el fútbol es que cualquiera puede jugarlo, en cualquier lado y con variado número de integrantes. Podés estar solo en Moscú viendo un picado y que te inviten a jugar sin saber nada de ruso. Si estás solo con un amigo te ponés a patear; si son muchos, haces un “pan y queso” y elegís del mejor al peor.  Eso hace increíble al fútbol. Porque después se traslada a tu club favorito, te da identidad, te masifica. Cualquiera puede hablar, opinar y formar equipos, de ahora, de ayer.  Y, además, es un espectáculo que incluye a la gente, más allá de los 22 que estén en el pasto. El fútbol logra lo que pocos deportes pueden:  trasladar algo que podés hacer de forma muy amateur a algo tremendamente profesional.

¿Recordás algún acontecimiento deportivo que no sea futbolístico que te haya impactado?

Fui a ver partidos de tenis de Grand Slam y me pareció increíble todo lo que se genera alrededor de una pequeña cancha donde solo hay dos personas haciendo, por largas horas, casi lo mismo todo el tiempo, pero, a su vez, distinto game a game.

– ¿Cuál es tu apreciación sobre el fútbol femenino? ¿Qué consideras que hace falta para convertirlo en un negocio no sólo rentable sino atractivo para el público?

Me parece que aún le falta atractivo a nivel del juego. No están muy lejos, pero ese poco que le falta le quita algo de interés.  Creo que habría que darle una idea de espectáculo un poco distinto al fútbol que estamos acostumbrados a ver, para que no compita directamente. Propondría cambios de reglamento, duración, tal vez hándicap y, sin duda, pondría más el foco en las historias de sus jugadoras, que salgan de los estereotipos conocidos, que me parece que lo lograron ligas como la norteamericana o algunas europeas.

View this post on Instagram

Uno nunca sabe dónde te lleva la vida….

A post shared by Mario Pergolini (@mpergoliniok) on

Como empresario y comunicador has sido pionero en promover el concepto de transmedia. ¿Qué te parece que puede aportarle el negocio del streaming al fútbol?

Sin dudas, el tema de los derechos, es el próximo camino a discutir. Pienso que cada club debería tener la posibilidad de transmitir en su propio canal (YouTube, Twitch, etc.) o en plataformas ad hoc (que se pueda monetizar, por supuesto) tal vez para el exterior en un principio. Esto afectaría a los equipos más chicos o con menor cantidad de fanáticos, pero les sería muy ventajoso cuando jueguen con los clubes de gran convocatoria, sobre todo de local. ¿Por qué Boca o River, que son los dos grandes generadores de rating televisivo, tienen que ceder en nombre de acuerdos globales de la Liga o la AFA?

Distintas personalidades de la política (nacionales e internacionales) han incursionado en el ámbito del fútbol (y viceversa) ¿Por qué te parece que se da esa relación?

En países muy futboleros, las autoridades de cada club son más conocidas que los políticos. Es una buena forma de poder mostrar gestión, éxito y visibilidad personal. Es difícil entender la exposición que te da un club como por ejemplo Boca. Yo he sabido conocer lo que fue vivir con la exposición que dan los medios y comprobé, para mi sorpresa, que ni se compara con la popularidad y las puertas que abre estar en la dirección de un club como Boca.

Tu figura también está muy vinculada al ambiente de la música. ¿Qué ves en común entre la música y el deporte?

Son dos actividades que convocan todo lo que a la mayoría le gustaría ser. Estrellas que hacen algo que todos pensamos que podríamos hacer y, al mismo tiempo, admiramos que lo hagan de la forma en que lo hacen, con un talento que nos encantaría tener.

¿Quién es el Maradona del rock? ¿Y el Riquelme?

Cualquiera que te produzca lo mismo que Maradona en el mundo de la música es comparable. Diego, por lo que sabemos de su vida, podría estar más cerca del estereotipo de una estrella de rock: ¿Jagger? ¿Richards? Y Riquelme, también por su forma de jugar y de vivir, sería equiparable con un músico más clásico y virtuoso: ¿Mozart? ¿El Indio?

¿Cómo se dirige el club con la mente fría? ¿Cómo administrás la pasión?

Una vez que estás dirigiendo, sea el club de tus amores, tu empresa o lo que sea, solo hay trabajo, compromiso e intentar solucionar problemas y generar ventajas. No pensás como hincha y el contexto casi nunca es sencillo. Hay muchos intereses, mucho dinero, mucha vanidad y un coqueteo con el poder casi constante. No hay demasiados momentos que te comportes como hincha, aunque admito que el campeonato ganado como dirigente lo disfrute un poco más.