Reivindicar la igualdad, la lucha eterna de Billie Jean King - De Taco | Abrimos el juego

Campeona. Leyenda. Referente. Una de las mejores tenistas de la historia. Todo eso y más es Billie Jean King. Pasaron 37 años de su retiro, pero su legado sigue presente. Desde el primer día que decidió alzar la voz para luchar por los derechos de las mujeres y la igualdad de género, dentro y fuera del deporte. Conquistó 39 campeonatos de Grand Slam a lo largo de su carrera, logros que la colocan entre las deportistas más destacadas de la historia. Sin embargo, es su rol social el que siempre la diferenció.

Muchos la conocen por la “Batalla de los Sexos”, el partido en el que venció a Bobby Riggs, ex número uno, luego de que él dijera que “las mujeres eran más débiles que los hombres”. Pero el movimiento que King impulsó y del que forma parte hasta el día de hoy, es más que un partido. En 1970 y junto a otras ocho jugadoras firmó un contrato por un dólar para jugar el tour ‘Virginia Slims’, el primer torneo integrado exclusivamente por mujeres. Solo tres años más tarde logró unificar a todo el tenis profesional de mujeres para formar la WTA (Asociación Femenina de Tenis). Su rol como líder también fue fundamental para lograr la equidad de dinero en premios.

Pero falta mucho para lograr un avance verdadero. “Todavía no he terminado”,  es una frase que suele repetir cuando le agradecen por todo lo que hizo. Siempre tendrá algo por lo que luchar: que los partidos del circuito femenino tengan la misma difusión que los del masculino, que exista igualdad a la hora de tratar a las mujeres o que nadie tenga miedo de asumir su orientación sexual.

Nacida en California en 1943, King fue nombrada por la prestigiosa revista ‘Life’ como una de las “100 estadounidenses más importantes del siglo XX”. Recibió además la Medalla Presidencial de la Libertad, mayor honor civil en los Estados Unidos, por Barak Obama cuando aún era presidente.

King se convirtió en tenista profesional en 1968 y desde ese momento fue pionera en muchos aspectos: en ganar más de 100.000 dólares en una temporada para una atleta, en exigir igualdad de honorarios en su disciplina, en ser comisionada en deportes en la World Team Tennis League, en entrenar a profesionales masculinos, en ganarle un partido a un hombre, y sobre todo, en alzar la voz antes las injusticias.

En la actualidad, continúa trabajando para promover la justicia social sirviendo en las juntas directivas de la Women’s Sports Foundation (fundada por ella) y la Elton John AIDS Foundation. En 2014, junto a su esposa y extenista Ileana Kloss, creó la “Iniciativa de Liderazgo de Billie Jean King (BJKLI)” para abogar por la equidad de género y la inclusión de las mujeres en el ámbito laboral. Como en las canchas, su objetivo siempre será nivelar el juego.