Del tenis al mundo empresarial: la nueva vida de Maria Sharapova - De Taco | Abrimos el juego

En febrero del 2020 y a sus 32 años, Maria Sharapova decidió ponerle fin a su carrera como tenista. ¿El motivo? Las lesiones continuas que sufrió durante su carrera y una sanción que en 2016 la mantuvo alejada de las canchas por un periodo de 15 meses tras dar positivo por meldonium en un control de dopaje. Los 31 títulos de WTA y las cinco conquistas de Grand Slam, quedaron en el pasado.

“El tenis me ha enseñado el mundo y de qué estaba hecha, cómo me probé a mí misma y crecí. Y cualquiera que sea el siguiente capítulo de mi vida, mi próxima montaña, seguiré empujando, ascendiendo. Estoy lista para escalar en un terreno diferente”, expresó en la carta que escribió para anunciar su retiro. Luego de colgar la raqueta, la rusa se centró en sus emprendimientos y el mundo empresarial. El carisma y la simpatía que la caracteriza la beneficiaron en este nuevo trayecto.

Sharapova es empresaria desde 2012, año en el que fundó Sugarpova, una marca de golosinas fabricadas con ingredientes naturales. “Ha sido el proyecto más interesante que he intentado, se trata de mi propio negocio y mi inversión”, admitió. Este gusto por los caramelos la acompaña desde pequeña. De hecho, Maria les preparaba variedades de dulces a sus amigas. En un principio no contaba con el presupuesto necesario para publicitar la marca, pero con el correr de los años la situación mejoró y hoy es uno de sus grandes logros. Sugarpova ofrece desde gomitas de distintos colores y formas hasta chocolates y trufas.

Otra de sus pasiones es la moda. Participó en diferentes publicidades y compartió ideas para marcas de renombres como Nike, Ralph Lauren y Swarovski. Según la revista Forbes, su patrimonio en 2016 era de casi 22.000 millones de dólares. Por otra parte, Masha tiene su fundación sin fines de lucro con el  objetivo de ayudar a jóvenes afectados por el accidente nuclear de Chernóbil. Además, es embajadora de buena volutad de las Naciones Unidas (ONU).

En 2017 publicó su autobiografía titulada «Imparable: mi vida hasta ahora», donde cuenta su historia. Sobre el libro, comentó: «En muchos sentidos, mi infancia es un misterio, incluso para mí. Siempre me hacen las mismas preguntas: ¿Cómo llegué aquí? ¿Cómo lo hice? ¿Qué salió bien o mal? Soy conocida por mi firmeza y capacidad para seguir adelante cuando las cosas se ven mal. La gente quiere saber de dónde viene esa cualidad y cómo conseguir su propia oportunidad».

En una entrevista reciente con la revista People, Sharapova reconoció que en el último tiempo jugó al tenis en varias ocasiones: “He golpeado algunas pelotas con mis amigos, aunque sólo por diversión”. Se mantiene activa y entrena de manera continua: boxeo, caminatas en la playa o en la montaña. El equilibrio mental y físico es la base de su buen rendimiento profesional. María fue y sigue siendo una ganadora.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Early birds get the 🐛 ☀️💦#DoNutStop #FitandLit

Una publicación compartida de Maria Sharapova (@mariasharapova) el