El Show de Mou - De Taco | Abrimos el juego

Amazon escogió otro club de fútbol y lo convirtió en un reality TV cual «Gran Hermano». Cámaras por doquier, planos y acercamientos. Un plantel sacrificó su intimidad y expuso situaciones que sólo deberían quedar a resguardo de los protagonistas. Momentos de tensión o discusiones que tomaron gran dimensión y se viralizaron a través de las redes sociales.

Si «All or Nothing: Tottenham Hotspur» fuera una obra de teatro, la titularía «El show de Mou», con la interpretación estelar de José Mourinho. Es el guía, el conductor. En algunas escenas de los primeros capítulos se percibe, dentro de un contexto real, cierta sobreactuación por parte del entrenador. Sabe que está siendo observado, pero lo lleva con soltura.

Daniel Levy, presidente de los Spurs, inició este espectáculo con una encrucijada novelesca en relación al futuro de Mauricio Pochettino. La presencia del argentino y su valioso equipo de trabajo es efímera. Cinco años de oro que los productores dejaron a un lado como chatarra. Un epílogo abrupto e inicuo, cargado de frialdad.

Tras el despido de MP, el portugués llegó, dio vuelta la página y a otra historia. Tottenham vivió un año turbulento y las dificultades que atravesó son los puntos esenciales de este documental: bajas por lesiones de jugadores clave, la salida de Christian Eriksen y la interrupción de la temporada por la pandemia mundial de COVID-19.

Carente de emoción, ni la voz en off del actor inglés Tom Hardy fue un estímulo suficiente para generar ese ambiente de pasión que rodea al fútbol. Aún así, aparece un recurso habitual en este tipo de producciones y que seduce al espectador: la combinación entre música e imágenes de jugadas clave de un partido. Otro de los detalles recurrentes tiene que ver con el nuevo estadio del equipo londinense: tomas desde las alturas, de día y noche, dejan al descubierto su encanto.

En cuanto a los jugadores, Harry Kane sobresale por su talento, liderazgo, compañerismo y sencillez. Luego, hay otros temas sobre la mesa entre los que se destaca la intermitencia de Dele Alli en su juego, la popularidad de Heung-Min Son en Corea del Sur y el crecimiento de un canterano como Harry Winks.

El propio Mourinho reveló en conferencia de prensa que no vería el documental: «¿Me gustó? No, lo odié. Pero creo que es muy interesante para la gente», reconoció. Dale play y sacá tus propias conclusiones.