Transición al Alto Rendimiento: un programa diseñado para acompañar a jóvenes deportistas - De Taco | Abrimos el juego

Para la mayoría de la gente, realizar un deporte es un pasatiempo para ejercitarse, pero para aquellos que desean transformarlo en una carrera hay muchos detalles a tener en cuenta. Además del disfrute y la pasión, es un compromiso diario en pos de un objetivo, son horas de esfuerzo mental y físico, de no ir a un cumpleaños o a una salida con amigos, son los horarios acomodados a modo de tetris para poder entrenar, estudiar o incluso, trabajar.

En la formación de un deportista de alto rendimiento hay mucho tiempo invertido, pero además de la dedicación se necesita dinero. Los transportes, la ropa y los materiales son solo algunos de los gastos que deben cubrir. Es por esto que en 2009 en la Argentina se creó el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD), con el fin de ayudar a los deportistas a través de un sistema de becas, que actualmente es financiado con los recursos provenientes del Tesoro Nacional.

Dentro de esta iniciativa hay varios tipos de becas. Entre ellas está el Programa de Transición al Alto Rendimiento (TAR), que busca acompañar a los jóvenes talentos en formación. En diálogo con De Taco, Carlos Getzelevich, Coordinador Técnico Deportivo argentino de los YOG 2022, contó que la idea surgió a partir de los III Juegos Olímpicos de la Juventud, cuando el Directorio Ejecutivo del ENARD solicitó el diseño y la implementación de un proyecto “que asegure la continuidad de trabajo con los deportistas más destacados de dicha cita y del sistema de jóvenes talentos del ente”.

La gimnasta Martina Dominici, clasificada a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, fue una de las primeras egresadas del Programa TAR. Foto: TW @martu_dominici

El TAR se puso en marcha en 2019 y es una herramienta articuladora entre los programas YOG -Juegos Olímpicos de la Juventud- y la preparación del equipo olímpico de alto rendimiento del ENARD. Las becas tienen como objetivo ser “una red de contención para que los atletas tengan un apoyo económico, sin la necesidad de haber adquirido logros contemplados en el sistema de becas vigente. Cuando adquieren dicho resultado, se procede a la recategorización de la correspondiente beca”, según explicó Getzelevich.

Quien ingresa al Programa de Transición lo hace por un periodo de cuatro años, pero se realiza una revisión periódica y personal que surge de la combinación de la opinión de cada Federación Nacional y el ENARD. Sobre este punto, el dirigente detalló: “Anualmente se evalúan las candidaturas propuestas. Los candidatos que completen su postulación son evaluados por un comité multidisciplinario, que estudia los antecedentes y la proyección de cada uno, tanto como el cumplimiento de las condiciones de su candidatura. Quienes superen esta instancia, son invitados a una entrevista de admisión, donde se buscará identificar intereses, opiniones sobre su futuro, objetivos deportivos y personales, vocación para el deporte de competencia y otros factores clave para su carrera deportiva”.

Actualmente, 129 atletas participan del TAR y no solo provienen de los Juegos Olímpicos de la Juventud. Entre ellos hay algunos que, si bien fueron parte del Programa YOG, no compitieron en Buenos Aires 2018, y otros que superaban la edad para participar de este evento, pero aún son jóvenes (camada 98-99) y están en etapa de transición. A partir del 2020, además, se incorporan al Programa los talentos de disciplinas que no formaron parte de los Juegos Olímpicos de la Juventud, deportes paralímpicos y de invierno.

Entre los 129 atletas que hoy reciben la beca de 10.000 pesos se encuentra Nahuel Schelling, integrante de la Selección Nacional de Patín Carrera desde el 2017 y presente en la misión olímpica de Buenos Aires 2018. “Ayuda bastante, es un ingreso extra que tengo para poder usarlo en cosas que necesito», expresó. Además, aseguró que siempre que precisa materiales de entrenamiento, si existe la posibilidad, desde el ENARD le brindan ayuda.

Este proyecto significa un gran avance para los deportistas en formación e implica un compromiso con el futuro del deporte argentino. El alto rendimiento aún no es profesional en Argentina para gran parte de las disciplinas olímpicas, por lo que la ayuda económica que otorga el ente a los deportistas es importante. Pero, sobre todo, que el apoyo llegue en la etapa de transición es aún más relevante, ya que es en los primeros pasos de una carrera cuando se forman las bases sólidas para poder desarrollarse y alcanzar el máximo potencial.