Entre idas y vueltas: la actualidad del Parque Olímpico de la Juventud - De Taco | Abrimos el juego

Octubre del 2020. Se cumplieron dos años desde la inauguración de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018. Su puesta en marcha significaba todo un desafío: durante doce días, unos 3.900 atletas de todo el mundo competían en Argentina.

Desde la confirmación de Buenos Aires como sede -lo que sucedió en julio del 2013- las autoridades de la ciudad manifestaron el deseo de que el evento sea parte de un legado que contribuya a la cultura, la educación y al desarrollo urbano y deportivo. Esto se enmarcó en la Ley de Promoción de las Actividades de la Producción e Industria Deportiva N°5235, que estableció a la comuna 8 como «Distrito del deporte». De esta manera, se diseñaron una serie de medidas entre las que se encontraba la creación del Parque Olímpico Julio Argentino Roca.

Ubicado en Villa Soldati, el parque incluyó cinco pabellones multiuso donde se llevaron a cabo competencias de esgrima, gimnasia artística y deportes de combate, un natatorio con pileta olímpica destinada a natación y saltos ornamentales; pistas de atletismo, canchas de hockey y vestuarios. Cada construcción fue validada por el Comité Olímpico Internacional teniendo en cuenta los estándares mundiales en equipamiento deportivo, lo que determinó su habilitación para funcionar como sede principal durante los Juegos.

En cuanto a la infraestructura, cuya construcción se llevó a cabo sobre una superficie de 32 hectáreas pertenecientes a la ciudad de Buenos Aires, se pretendía que luego del evento funcione allí el nuevo centro de alto rendimiento deportivo. Cabe destacar que desde la década de 1950 –hasta la actualidad- y como parte de un proyecto a nivel nacional, el funcionamiento del CeNARD se desarrolla en el barrio de Nuñez.

Mauricio Macri, por entonces Presidente de la Nación, lo confirmaba en su cuenta de twitter: “La Villa Olímpica donde se alojaron los atletas se convertirá en el hogar de más de mil familias. Y el Parque Olímpico de la Juventud, reconocido como uno de los mejores de Latinoamérica, quedará para los 2.500 atletas que entrenan en el CeNARD”, sostuvo.


En diciembre de 2018, deportistas y entrenadores encabezaron movilizaciones y durante meses manifestaron su postura para que el CeNARD no desapareciera, a través de sus redes sociales. Entre ellos se encontraban Nadia Podoroska (tenis), Luciano De Cecco (vóley), Germán Chiaraviglio (salto con garrocha), Facundo Callioni (Hockey) y muchos otros. Basta con poner el hashtag #SalvemosAlCenard para encontrar las declaraciones.

“El CeNARD va a seguir creciendo. El CeNARD se queda donde está”

A principios de año, desde la cuenta de Twitter del Ministerio de Turismo y Deportes encabezado por Matías Lammens, publicaron un video donde plasmaban la nueva postura: “El CeNARD se queda donde está”. Los rumores de la mudanza habían provocado el descontento entre quienes habitaban el centro de manera cotidiana ¿Las razones? La distancia y ubicación entre un lugar y otro, la seguridad de la zona en el nuevo destino, la incertidumbre en torno a la organización y puesta en marcha, etc.


En la misma línea, la actual secretaria de Deportes de la Nación, Inés Arrondo, explicaba al asumir en una entrevista con diversos medios que el objetivo era “mejorar” el CeNARD y, “en la medida en que se pueda, ampliar los espacios para el deporte, no reducirlos”.

Funcionamiento y actualidad del parque

“El objetivo es que el parque esté activo”, afirmó Gastón Busso, Jefe de Gabinete de la Subsecretaría de Deportes en CABA.

Luego de los JJOO de la Juventud se llevaron a cabo algunas competencias importantes como el Torneo Metropolitano de judo y de taekwondo y el torneo de natación clasificatorio para Tokio 2020 “50° Aniversario FeNaBA”, que contó con representantes a nivel nacional como Delfina Pignatiello, Virginia Bardach y otros nadadores de Colombia y Brasil.

El uso de las instalaciones se encuentra a disposición de las federaciones. Previo al inicio del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) se llevó a cabo el Torneo Iniciación, organizado por la Federación Atlética Metropolitana y del que participaron atletas de todo el país. Después del evento y debido al contexto de pandemia, los deportistas tuvieron que esperar hasta el mes de septiembre para retomar sus actividades con sesiones y turnos programados.

La Federación de Natación de Buenos Aires es otra de las instituciones que volvió a utilizar el parque. Los nadadores que representan al país y que pertenecen a FeNaBA regresaron a las prácticas con un protocolo que permite por turno (de una hora y media) un máximo de un nadador por andarivel. El natatorio está ubicado en un pabellón de 130 x 65 metros y posee dos piletas. Se trata de las instalaciones más modernas del país.

Actualmente se evalúa un proyecto para armar hoteles frente a los pabellones uno y dos destinados a albergar deportistas y evitar el traslado cotidiano. “Pensamos que pueden coexistir dos espacios de alto rendimiento  disponibles para los deportistas”, manifestó Busso en referencia al CeNARD y al Parque Olímpico, para luego agregar que el espacio “siempre estará disponible cuando los deportistas lo demanden”.

El funcionamiento actual del Parque tiene lugar de lunes a viernes de 8 a 18 h y está destinado exclusivamente a los deportistas federados. Todo indica que seguirá activo en simultáneo con el CeNARD, y no se convertirá en un nuevo elefante blanco como sucedió con tantas otras instalaciones deportivas especialmente construidas para albergar una cita olímpica.