Orange Bowl: ¿Qué tiene de especial este prestigioso torneo de tenis para juniors? - De Taco | Abrimos el juego

Juan Martín Del Potro y su primer entrenador, Marcelo ‘Negro’ Gómez, posan para la foto al lado de un Volkswagen Polo de color verde, encargado de transportar las ilusiones del mejor tenista argentino de los últimos años por todo el país en sus inicios como jugador. ‘Delpo’ sostiene un raquetero, el Negro apoya una mano en su espalda y en la calle descansa una valija. Es 2002 y están por viajar a Ezeiza para volar a los Estados Unidos: “Fuimos a jugar el torneo más importante del mundo de la categoría. Esa foto fue antes del Orange Bowl que (Del Potro) ganó. Es una foto muy significativa. Era un bolso cargado de ilusiones para ver si podía ganar ese torneo tan importante. Recuerdo muchas cosas… ¡Ese Polo verde debería tener 500 mil kilómetros!”, recordó Gómez en una entrevista con Infobae.

Juan Martín Del Potro y Marcelo ‘Negro’ Gómez a punto de viajar para disputar el tradicional torneo junior Orange Bowl

La historia terminó bien para el argentino, que derrotó en semifinales al croata Marin Cilic y que pudo cumplir, además, el primero de sus grandes deseos como tenista. El Negro tenía la costumbre de pedirle a sus dirigidos en el Club Independiente de Tandil que escribieran sus objetivos a corto plazo y sus sueños futuros: “Mi objetivo a corto plazo es ganar el Orange Bowl. Después quiero ganar el US Open y ser número 1 del mundo“, rubricó Delpo con solo once años.

El Orange Bowl, un tradicional torneo en la categoría junior de tenis, acaba de dar inicio -como todos los meses de diciembre- en el Frank Veltri Tennis Center de Florida. Esta competición, que se celebra desde 1947, reúne cada año en diciembre a más de 1200 jugadores entre varones y mujeres menores de 16 y 18 años en las modalidades de singles y dobles. La actual edición cuenta con la presencia de varios argentinos: Juana Larrañaga estará en el cuadro principal y otros cuatro compatriotas que buscan su ingreso desde la qualy. La marplatense Solana Sierra, que también tenía intenciones de jugar, no pudo viajar por una desinteligencia administrativa que no le permitió abordar su vuelo en Ezeiza.

El renombrado torneo fue creado por Eddie Herr con el objetivo de generar competencia para su hija Suzanne, que comenzaba con su carrera tenística en la categoría. Con cada edición fue creciendo en importancia, y hoy es considerado un “rito de iniciación” para futuros campeones.

Es extensa la lista de jugadores y jugadoras de todo el mundo que lograron consagrarse en el Orange Bowl y después llegaron a la élite para liderar los rankings o ganar más de un título de Grand Slam. Por el lado masculino, se pueden mencionar a Andre Agassi, Boris Becker, Björn Borg y Jimmy Connors. Lo mismo se repite entre las mujeres, ya que entre las campeonas hay icónicas tenistas como Steffi Graf, Mónica Seles o Chris Evert. Además, se consagraron varios tenistas que se mantienen en actividad: Roger Federer –derrotó en la final al argentino Guillermo Coria-, Dominic Thiem, Bianca Andreescu y Sofia Kenin.

También levantaron la copa varias jóvenes promesas que todavía no se acomodaron en lo más alto, pero que buscan dar la sorpresa en los próximos años, como el francés Hugo Gaston y la estadounidense Coco Gauff.

Los argentinos también lograron grandes resultados en este torneo. El primer campeón, en 1968, fue nada más y nada menos que Guillermo Vilas, emblema del tenis nacional y ganador de 4 títulos de Grand Slam. Los otros nueve tenistas que se dieron ese lujo en singles fueron Roberto Argüello, Juan Garat, Marcelo Charpentier, Mariano Zabaleta, Guillermo Coria (fue campeón el año anterior a perder la final con Federer), Brian Dabul, Emiliano Massa, Sebastián Baez y Thiago Tirante, ganador en la edición 2019, que le permitió terminar como número uno en el ranking de la categoría.

Entre las mujeres, la más destacada sin dudas es Gabriela Sabatini. Cuatro años antes de consagrarse en el US Open de 1990, fue la primera de las argentinas en ganar el título del Orange Bowl. Después de ella lo lograron Patricia Tarabini, Florencia Labat, Florencia Molinero y Lourdes Carlé, quien lo obtuvo en 2015.

Argentina también tuvo campeones y campeonas entre los doblistas. Por el lado masculino, ganaron el torneo Sebastián Prieto, Mariano Zabaleta, Leonardo Mayer y Emiliano Massa. Mientras que, por el femenino, se llevaron el título Clarisa Fernández junto a María Emilia Salerni y posteriormente Gisela Dulko.

En paralelo a este torneo se lleva adelante en Coral Gables el Orange Bowl Junior que, desde 1962, se organiza para niños y niñas de 12 y 14 años o menos. Varios de los campeones de la categoría mayor, ya se habían consagrado entre los más chicos. Con respecto a los argentinos, el título en esta categoría lo obtuvieron Roberto Argüello, Axel Geller, Juan Manuel Cerúndolo, Thiago Tirante y el mencionado anteriormente de Juan Martín Del Potro, en 2002. La edición de este año se suspendió debido a la pandemia de COVID-19.

El Campeonato Internacional de Tenis Orange Bowl, el “quinto Grand Slam” dentro de la categoría, mantiene su prestigio hasta el día de hoy y sigue siendo una excelente alternativa para medirse con los mejores en etapa de formación y antes de dar el salto definitivo al profesionalismo.

Si llegaste hasta acá y te gusta nuestro contenido, te invitamos a visitar nuestra tienda con la que financiamos y bancamos la autogestión de De Taco 👉 TIENDA