En busca del sucesor: sin Usain Bolt en los Juegos Olímpicos de Tokio, ¿quién se convertirá en el hombre más rápido? - De Taco | Abrimos el juego

Las luces del Estadio Olímpico de Tokio no saben a dónde apuntar. Están desorientadas, descalibradas. Buscan dentro de la pista de atletismo, por los ocho andariveles, en los vestuarios, por la zona mixta. Hacen fuerza y buscan por los rincones. Incluso, rebobinan por las páginas de los torneos grandes, los Mundiales, las Ligas de Diamante. Pero, el candidato a quedarse con el oro en los 100 metros masculinos -la prueba olímpica de mayor audiencia-  aún es difícil de descifrar. Cada vez falta menos para el comienzo de Tokio 2020+1 y al atletismo le falta su estrella. ¿Quién se convertirá en el hombre más rápido del planeta?

Fueron tres ediciones consecutivas de los Juegos Olímpicos que tuvieron a su amo como figura y favorito. Hombre récord, carisma y baile. Usain Bolt acaparó todo. Ocho medallas de oro -fueron nueve, pero el doping positivo de su compañero Nesta Carter le arrebató la alcanzada en la posta 4×100 metros en 2008- durante Beijing, Londres 2012 y Río 2016. Medallas de oro en las pruebas de 100 y 200 metros y la posta 4×100. Carrera que disputó, carrera que ganó. Deportivamente lo dio todo. Fue ejemplo de resiliencia, de sacrificio, de esfuerzo. Su cuerpo fue objeto de estudio en todo el mundo, y sus zancadas motivo de análisis y envidia colectiva. Abrazó sus dotes y los potenció, y así alcanzó la gloria deportiva.

Fueron sus 9s69m en Beijing los que dieron el primer aviso y los 9s63m en Londres, la sentencia final. El manifiesto de su desafío al tiempo y a la física. Pocas cosas pueden hacerse en ese brevísimo lapso de tiempo que para él significó pasar a la historia. Rompió récords en los 200 metros, festejó junto a sus compañeros en las postas, y en Londres se convirtió en el primer atleta de pista en ganar tres medallas de oro olímpicas en dos Juegos Olímpicos consecutivos. El jamaiquino, que hoy tiene 34 años, acaparó con todo y puso al mundo a sus pies. Es el hombre más rápido del planeta, el que logró llevarse todas las miradas en cada edición que disputó.

Sin embargo, tras su retiro y en la víspera olímpica más larga de la historia, el sucesor al trono de la prueba más importante de un Juego Olímpico es aún una incógnita. En cada una de las ediciones anteriores, el candidato a quedarse con la medalla de oro en la prueba de los 100 metros estuvo claro o a lo sumo se disputó entre un par de nombres. Fueron Carl Lewis y Ben Johnson en Los Ángeles 1984, o Justin Gatlin y Maurice Greene en Atenas 2004. Pero, desde 2008, el poderío Bolt acaparó con el show completo.

 


El máximo candidato a la sucesión del trono era Christian Coleman de los Estados Unidos. El joven de 24 años, fue subcampeón del mundo en Londres 2017 en las pruebas de los 200 mts y la posta 4×100, y alcanzó la cima de los 100 mts en Doha 2019. Todo apuntaba a que el oriundo de Georgia sería el sucesor. Pero Coleman no será parte de la aventura olímpica ya que fue suspendido por dos años por haber eludido en reiteradas ocasiones el control antidoping. Así, perdió sus posibilidades de consagrarse y estará ausente en Tokio.

Por otra parte, aparece el nombre del canadiense Andre De Grasse. Fue medalla de bronce en Río en la prueba de los 100 metros y medalla de plata en los 200. Volvió a avisar de todo su poderío durante el Mundial 2019, al quedarse con el tercer puesto en los 100 mts con un tiempo de 9.90, su mejor marca personal. Su puesta a punto continúa y se espera que en su segundo Juego Olímpico, logre esa estocada consagratoria a los 26 años.

Pero, tras un comienzo del 2020 a puro ritmo, las miradas quedaron posadas ante el sudafricano Akani Simbine, quien aceleró hasta marcar 9s91m en los 100 metros en el Campeonato de Atletismo Gauteng North en Pretoria. El joven de 26 años volvió a dar muestra de que su título de campeón en los Juegos de la Commonwealth de 2018 y su cuarto puesto en los 100 mts de Doha no habían sido casualidad. Y ahora, deberá esperar la cita de Tokio para dar ese salto y validar su poderío.

Como grandes candidatos se suman también el inglés Adam Gemili y Noah Lyles (Estados Unidos). Lyles se adjudicó los 200 metros en Doha 2019, mientras que Gemili pasó la línea de meta en cuarto lugar. Ambos cuentan con experiencia olímpica, Gemili en Río 2016 y Lyles en los Juegos Olímpicos de la Juventud 2014. El estadounidense tiene una marca personal de 9s86m en los 100 metros, segundo mejor tiempo –actual- detrás de Coleman. En cuanto al inglés, si bien se destaca en los 200 metros, la carrera de los 100 mts podrían convertirse en su desafío consagratorio.

A lo lejos, aparecen los veteranos Gatlin (39 años) y Asafa Powell (38), a quienes nunca hay que subestimar. Ambos lucharán hasta el final y pondrán en juego toda su experiencia en este tipo de citas, pero saben que en el atletismo el deportista alcanza un techo, y ellos parecen haberlo hecho ya en la prueba de 100 metros. El estadounidense -que cuenta con cinco medallas en su haber-, irá por su cuarto Juego Olímpico. Mientras que el jamaiquino disputará su quinta edición.

Tampoco hay que descartar a Yohan Blake, quien llegará a Tokio con 31 años y en busca de revalidar su actualidad. Disputó dos Juegos Olímpicos (Londres 2012 y Río 2016) y se adjudicó cuatro medallas, dos de oro en las postas 4×100 metros y dos de plata en los 100 y 200 metros, al quedar siempre detrás de Bolt. ¿Será Tokio su momento sin Usain a la vista?

Tokio 2020 +1 no tendrá el brillo ni la electricidad que producía Bolt en cada una de sus apariciones. No tendrá récords sorprendentes, ni marcas imbatibles en la prueba de los 100 metros. Tampoco disfrutará de su carisma. Se perfila como una edición pareja, de las más limpias, algunos incluso vaticinan que mediocre… ¿será que el jamaiquino malacostumbró al planeta a algo singular e inalcanzable?